RSS
Somos una veintena estudiantes de Letras de la U.N.M.d.P que cuentan con un sin numero de buenos momentos compartidos… Anécdotas para contar.

Anécdota 1. Una fiesta legendaria I.

El estudiante de Letras es naturalmente tildado de aburrido. Es un karma con el que carga en la mochila pesada en la que comparte espacio con Don Quijote de la Mancha. En estos últimos años, Letrados y no tan Letrados intentamos cambiar el panorama organizando diferentes encuentros donde nunca faltó nuestra amiga etílica favorita La Cerveza con apariciones interesantes del Señor Fernet y Benjamín vino tinto.
Uno de estos primeros encuentros nocturnos data del 2008, hace aproximadamente un año, fecha coincidente con el primer Seminario Letrado (del cual ya tendremos oportunidad de hablar). Esta fiesta, la MME Fest, como se la bautizó entonces, se llevó a cabo en el departamento de una estudiante de Letras que abandonó el ruedo muchísimo antes de que la formación actual de Letrados se completara, es como una especie de fantasma que pocos conocimos y casi no queremos recordar.-
Esta anfitriona, “El fantasma Necochelito” acepto una lista de invitados que superaba los metros cuadrados de su pequeño hogar de un solo ambiente, contrafrente, sin balcón y de donde solo se podía huir por la puerta principal. Poca convocatoria, solo fuimos parte de esa MME Fest, el fantasma, un ingeniero, un ingles y tres Letrados más de los que solo dos quedamos actualmente y con una dotación de botellas suficientes para saciar la sed de toda una primer clase de Gramática I*.
Fui testigo de aquella noche y tengo memoria fotográfica para relatar lo que pasó entonces.
La lluvia nos obligó a quedarnos en el bulo mientras el alcohol nos daba un poco de calor. Tampoco es que teníamos muchas intenciones de movernos de ahí.
Pizzas, cervezas y algunos vinos después estábamos los seis alumbrados por una luz roja creada por el papel celofán en las dicroicas que ayudaba a dar una impresión de telo barato al departamentito de un ambiente. Casi un año después se hablaría del “Strip tachito” pero en ese momento bastó un simple juego de cartas para liberar algunas ropas. Pero no crean cualquier cosa… nada pasó el limite de la razón, no se preocupen. Debo admitir que mi memoria borro algunas cosas y por alguna extraña razón terminé acompañando a la “Letrada que ya no está más” al hall del edificio donde la esperaba un amigo que se enteró que ahí estábamos. No lo violo en ese instante porque se acercó un auto a la vereda a las tres de la mañana y de el bajaron el portero y su señora, elegantes recién llegados de una fiesta medio aturdidos porque no entendían que pasaba, porque esa Letrada que ya no está más con su camisa semitransparente se frotaba contra un tipo que tenia su rastrojero (si, un rastrojero) en marcha mal estacionado y con las luces encendidas alumbrando toda la entrada del edificio, los dos ascensores abiertos, papel picado en los pasillos y eso fue suficiente para que el Fantasma Necochelito bajara con la peor de sus caras, echara al del rastrojero, subiera y con un gesto de “me pongo los zapatitos” nos diera a entender de que la cosa ahí habia terminado.
Recuerdo que caminé por Colón debajo de la lluvia con el Ingles como quince cuadras pero tal vez esa caminata de para contarla con todos sus diálogos en otra anécdota.
Tal vez, esta entrada no era lo que esperaban… pero más o menos así fue la primera fiesta organizada por los Letrados.



Haya Paz.
Letrada Sa.

Nota: *Cabe aclarar que el la primer clase de Gramática I este 2009, superó las 100 personas.

Anecdotario Letrado


En una charla de mates en la U.N.M.d.P nació la idea de crear este blog en mi obsesión creciente de querer registrar casi todo lo que hacemos.
Esta masa uniforme de estudiantes cumple con las condiciones básicas para estudiar Letras: es medio ñoño y por que no un tanto trastornado.
Aunque algunos lectores a los que les recomendaré este anecdotario ya me conocen de otros blogs, aclararé que no utilizaremos los nombres reales de los letrados para preservarlos de cualquier daño psicológico que pueda llegar a aparecer.

¿Quiénes somos?

Somos una veintena estudiantes de Letras de la U.N.M.d.P que cuentan con un sin numero de buenos momentos compartidos… Anécdotas para contar. Muchas horas para seguir riendo.
Pero no somos egoístas, no nos limitamos solo a nuestra carrera y nuestra facultad sino que expondremos un historial de anécdotas que fuimos viviendo en estos tres años y que viviremos en lo que nos queda por delante a nosotros y a otros tantos compañeros de otras carreras.
El trayecto es largo, pero se hace más llevadero con personajes que ayudan a llenar páginas.

Nuestro segundo hogar



En este anecdotario:

Estudiantes de Letras de la Universidad Nacional de Mar del Plata.
Estudiantes de Lengua y Literatura del I19
Estudiantes de Ingles de la Universidad Nacional de Mar del Plata.
Y mas…


Haya Paz.

Letrada Sa.